BICIS ROTAS Y RECICLETOS EN EL CAFÉ DE LAS VOCES. 14 de diciembre

42

El 14 de diciembre, en el Café de las voces nos acompañaron  los integrantes de dos proyectos con una filosofía común: una asociación que funciona como un taller social de reparación de bicicletas en Fuenlabrada BICIS ROTAS (https://twitter.com/bicisrotas)  y un  proyecto de autoempleo y trabajo cooperativo que funciona en Tabacalera RECICLETOS http://blogs.latabacalera.net/recicletos/)

bicis-rotas-logo-definitivo

Ambas alternativas ofrecen talleres de ciclomecánica. Se dedican a recoger y arreglar bicicletas que están rotas o estropeadas, darles un segundo uso, donarlas,  así como a organizar rutas abiertas en bici y enseñar e impulsar el uso de la bicicleta en jóvenes y adultos.

Bicis Rotas empezó siendo un proyecto vinculado al Centro de Día de Fuenlabrada, después de algún tiempo se independizó y se constituyó como asociación.

Fue un café muy emotivo en el que se transmitió como una idea puede materializarse en realidad si se le da el tiempo y el cariño necesario. Hablamos del uso de la bicicleta en la ciudad, de las sensaciones de libertad y empoderamiento que transmite, así como de algunos miedos  a conducir en Madrid y algunas propuestas para atreverse a pedalear.

La bicicleta, en su segunda vida, es una bonita metáfora del proceso de recuperación. Esta es la voz de una de ellas que pasó por Bicis Rotas:

Texto de Miguel Nieto Vicioso

Uuuffff!!! Qué cansada estoy! Qué dolor de bielas! Ay los piñones! Se me caen hasta los pedales! Hemos hecho 40 km por una ruta preciosa, estoy muy contenta, hoy dormiré bien. Pero créanme, esto no siempre ha sido así. Hubo un tiempo en el que me aparcaron en la terraza, abandonada ahí fuera soportando las inclemencias, mirando las celebraciones desde la ventana, me sentía inútil. Y cuándo ya creía que esto no podía ser peor, zas!, me agarran y me llevan al trastero. Ese lugar oscuro, frío, dónde se guardan las cosas que ya no se quieren y que caen en el olvido, o como mucho te sacan un rato en navidad, como a mi compañero el árbol.

Y claro, me preguntaba muchas veces, qué hacía yo ahí tirada. ¿Será por culpa de esos engreídos de cuatro ruedas que van dejando su perfume pestilente por donde quiera que pasan? Pero no me entiendan mal, no todos son así, incluso alguno me ayudó y me acercó al taller o a la sierra. Me seguía preguntando. ¿Será porque voy más despacio, porque se me hinchan las ruedas, porque canso? Y claro, el siguiente paso  inevitablemente era el basurero. Hasta que un día, oigo unos pasos, ¿qué vais a hacer, me echáis? Pues sabed una cosa, si ya no me queréis, soy yo la que se va. Así que me fui con esas personas, no tuve tiempo de llevarme nada, ni las alforjas, ni una mísera cámara. Pero que más daba, estaba decidida. Fuimos a un sitio donde había más bicicletas, yo estaba muy ilusionada, qué colores, que cuadros, qué manillares, muy impactada por esos primeros momentos, todo eran risas. Pero enseguida me asaltaron las dudas, ¿con quién me he ido? Yo no soy como ellas, estoy vieja, estoy oxidada, llevo mucho tiempo sin surcar las calles. La vergüenza me asaltó.

Así que nada, ahí estaba, con las zapatas agarradas, con las tuercas que no había quién las aflojara. Pero esa gente sorprendentemente me cuidaban, que una limpiadita por aquí, que si cadena nueva, que si un poco de grasa. Ponte estos manguitos que estarás estupenda. No entendía nada, parecían muy ilusionados, ¿qué verían en mí? La verdad, ni les importaba que tuviera las cubiertas rajadas, ni que hiciera ese ruido tan raro al pedalear, ahí veía que todo el mundo se echaba un cable, que todo se arreglaba. Se prestaban piezas, se contaban batallas y quien más y quien menos alguna vez estuvo aparcada. Poco a poco me fui relajando. Menudo cambio! (Shimano XT jeje). Si no es por esas manos amables que me ayudaron a creer en mí, que me limpiaron, engrasaron y pusieron a punto, no recupero el firme pedaleo que hoy llevo. Que hasta de las cuestas disfruto.

 

Esta es una historia, pero lo mejor de Bicis Rotas es que caben muchas voces.


P.S. Poesía enviada por Bicis Rotas:

hola paz yo tengo una poesía que no tiene que ver con las bicis

pero la e escrito yo si quieres ponerla yo encantado soy roberto
voces tantas voces
 voces que susurran inutilmente
voces que hieren voces de muerte voces que ríen
voces ausentes  voces palpables  voces ingentes
voces indecisas entre mi gente
voces delirantes de misericordia
voces esclavas intransigentes
voces rasgadas voces clementes
voces de sangre en mi piel ardiente
voces que juzgan indiferentes
 voces que aman eternamente
voces que odian
voces que están voces ausentes
tierra de voces entre mis dientes
voces cansadas  voces latentes
voces  pausadas  voces que ordenan
súbitamente
voces de hielo entre la gente
voces que abrazan hasta la muerte
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s