Este miércoles en el Café de las Voces: La dama de los laureles

 

Os animamos a acercaros este miércoles 22 al Café Barbieri a las 17.30h para participar de un café muy especial: hemos invitado a gente del Hospital de Día Ponzano para compartir con nosotros la lectura de un libro, “La dama de los laureles” y charlar en torno a ello.
Hayas o no leído el libro, ven!
William Childers, recién licenciado en Oxford y poeta en ciernes, es enviado por su madre a Sudáfrica, donde esta espera que su tío Somerset pueda hacer carrera de él en los campos de diamantes. Pero las escasas aptitudes comerciales del muchacho harán que termine ocupando un puesto de escribiente en el soporífero juzgado del poblado de Du Toit’s Pan, donde los días transcurren monótonamente. Sin embargo, su abúlica existencia dará un giro radical cuando, durante una gira por el país, la archifamosa actriz Rosa Duchêne se cruce en su camino, cambiando su vida para siempre. En La dama y los laureles (1908), historia de tintes autobiográficos que sería llevada al cine por Cecil B. DeMille en 1921 y que, diez años más tarde, conocería una nueva versión de la mano de Berthold Viertel, Leonard Merrick narra de manera exquisita una tierna y agridulce historia sobre los equívocos del amor, las ironías del destino y las múltiples caras de la verdad.
Lee más sobre este libro…

Si tú me dices Jenn, lo dejo todo. 8 de Febrero en el café de las voces, Madrid

 

Fotógrafo: César López Palop.
algunos derechos reservados.

El pasado 8 de Febrero, en el Café de las Voces, tuvimos la suerte de compartir dos horas con una de las novelistas más jóvenes y prometedoras de este país: Jenn Díaz. 28 años, barcelonesa y del Barça. Con 24 años ya tenía 4 novelas publicadas. En la actualidad, tiene 5 y aparece en dos antologías, además de colaborar con diversos medios. Nadadora federada hasta los 19, decidió abandonar su primera vocación por la literatura y usar la piscina para sumergirse en lo interno y sacarlo a superficie con canto de sirena. A Jenn le interesa lo íntimo, los secretos a voces que hay en todas las familias, la orfandad, lo que brilla por su ausencia. Los padres que se convierten en padres el día de su muerte, las paradojas de lo cotidiano. Las madrastras y las nietas que conectan con sus abuelas como esas enfermedades raras que se saltan una generación.

Durante el café, compartió con nosotros su encuentro con la literatura y cómo fue descubriendo que su afición devendría destino. Escuchándola, venía a la cabeza ese pasaje de Rayuela en el que el protagonista y la Maga se encuentran y desencuentran para no perderse nunca (Andábamos sin buscarnos, pero sabíamos que andábamos para encontrarnos) .

Siempre escribió: cartas, diarios íntimos… pero se sintió verdaderamente escritora cuando asumió que necesitaba de la escritura para comprender la realidad y a sí misma. “Lo que no se entiende, hay que escribirlo”.

Debatimos sobre el poder terapéutico de la escritura y cómo el ordenar el pensamiento en un texto crea un andamiaje que permite meter dentro experiencias intensas, tan difíciles de integrar que, si se contaran a bocajarro tal como sucedieron en realidad, resultarían literariamente inverosímiles.

Jenn lo tiene claro, el buen relato necesita de distancia psicológica. Escribir desde la experiencia, requiere que el autor sea consciente de que necesita destilar esas experiencias algunos años, a veces muchos. El autor necesita despegarse de esas experiencias, mirar con distancia para poder crear e inventar otras alternativas diferentes a las que sucedieron en la realidad. Líneas de fuga.

Relacionamos el tiempo del relato con el trabajo terapéutico, y como en ocasiones, exigimos a los pacientes que relaten toda su historia a modo de historial, sin permitirles el tiempo suficiente de elaboración, de reposo en barrica. Pensamos como las historias de un mismo autor, son la misma repetida a lo largo de diferentes obras y reflexionamos sobre el conflicto de libertades que implica escribir contando la verdad y nada más que la (su) verdad.

Tiene algo Jenn, con su prosa sexagenaria y su sonrisa veinteañera.

Ver más fotos en: http://imagenenaccion.org/fundacion-manantial-cafe-barbieri-2/

 

LO IMPORTANTE ES ESCRIBIR

LA VIDA ES UN POEMA LLENO DE DUDAS

por Paula Martín Barahona

El pasado miércoles 25 de enero contamos en el Café de las Voces con un invitado muy especial, José Manuel Auñón, quien vino a presentarnos su libro, La dualidad del ángel, al Café Barbieri.

El escritor, soñador y poeta maldito, como le gusta presentarse, por haber caído sobre él “la maldición de la enfermedad mental, experiencia hecha verso por culpa (o gracias a) la enfermedad, de otra, la superación de la experiencia, convertida en arte (a pesar) de la enfermedad”.

Continue reading “LO IMPORTANTE ES ESCRIBIR”