El Café de las Voces, marzo: crónica del café filosófico

 

Por: Cristina Díez García

 

Alrededor de veinte personas decidimos experimentar el diálogo filosófico un día de primavera lluvioso. El problema que investigamos fue “la toma de decisiones”. Lo primero que hicimos fue presentarnos, posteriormente comenté los rasgos del diálogo filosófico y cuál era su finalidad, dicha meta es ejercitar “el músculo del pensamiento”. Comenzamos con un calentamiento, poniendo en marcha la toma de decisiones in situ para enlazarlo con cómo nos habíamos sentido al decidir. Lo siguiente fue la formulación de preguntas sobre el problema que queremos reflexionar y cada persona escribió su pregunta: 

  • ¿Cómo sé que la decisión tomada es la adecuada?
  • ¿Qué caja habéis escogido cada uno para vincularla a vuestra decisión?
  • ¿Siempre que tomo una decisión la última persona en que pienso soy yo?
  • ¿siempre hay que decidir o podemos no hacerlo?
  • ¿Decidir implica renunciar a algo?
  • ¿Cómo facilitar(se) tomar una decisión con otros?
  • ¿Es la inseguridad lo que provoca la dificultad de tomar decisiones?
  • ¿Grande es bueno o malo?
  • ¿Por qué hay que decidir?
  • ¿Por qué no se puede tomar una decisión?
  • ¿Cómo hacer para tomar la decisión correcta?
  • ¿Qué inconvenientes hay en no decidir?
  • ¿Por qué las dudas paralizan/obstaculizan las decisiones?
  • ¿Cuándo tomar las decisiones?
  • ¿Cuál es la decisión correcta?
  • ¿Por qué hoy no ha salido el sol que es mejor que la lluvia?
  • ¿Cómo tomamos las decisiones?
  • ¿Hasta qué punto nuestras decisiones ayudan/dificultan a las de los demás?

Y llegó el momento de decidir qué pregunta nos iba a ayudar a reflexionar… Fue el azar el que escogió: “¿Cómo sé que la decisión tomada es la adecuada?”

Iniciamos el diálogo filosófico con una clarificación de conceptos, era necesario definir previamente qué entendemos por “decisión”. Fueron surgiendo relaciones con otros términos como “libertad”, “voluntad” y “poder”. También se ponían ejemplos e investigamos las consecuencias de las decisiones. Por otro lado, elaboramos una clasificación de tipos de decisiones que nos ayudó a clarificar aún más el concepto de “decisión”. Además lanzamos los elementos que configuran una decisión y los límites que tiene el proceso de toma de decisiones.

Posteriormente, regresamos a la pregunta elegida y construimos una propuesta de criterios para decidir correctamente.

Terminó el diálogo filosófico y compartí con el grupo algunas de las habilidades de pensamiento que aplicamos durante el proceso de reflexión: definir, , formular conceptos precisos, buscar ejemplos, realizar conexiones, formular preguntas, interpretar, establecer criterios, dar razones, agrupar y clasificar…

Finalmente, se dio la opinión sobre qué les había parecido la experiencia de dialogar filosóficamente: “Enriquecedor, breve; Clarificador, muchos puntos de vista;; Positivo; Interesante; Aprendizaje de conceptos; Facilita las decisiones; Agradable; Pensar; Me voy con muchas dudas; Divertido; Pensar en cómo pensamos; Me ha gustado; Pensar en común”.

Y nos despedimos aunque algunas personas decidimos continuar dialogando un poquito más…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s