El café de las voces Madrid.

Miércoles 6 de julio.

Primer día del café de las voces en centro centro, iniciado por el deseo de tres partners: los comisarios de la exposición “Lo inconmensurable“, Aimar Arriola y Soledad Gutiérrez, la Fundación Manantial, y yo misma.

Se instaló el neón la misma mañana y la librería, con libros que venían directamente de El café de las voces en Valladolid, donde aún han quedado algunos, y del café de las voces en Hamburgo.

Representando a estos tres deseos, dirigimos el encuentro Paz Martínez Lone de la Fundación Manantial, Soledad y yo. Llegaron muchas más personas de las esperadas, varias asociaciones como Nueva Psiquiatría y otras asociaciones de lo que se ha llamado “supervivientes” y “apoyo mutuo”, y otras personas sin etiquetas especiales. Como dicen en “rompiendo muros“, se juntaron “personas que escuchan voces con otras que no”. Si lógicamente se comenzó presentando primero el café, después la exposición, y finalmente la Fundación, inevitablemente la conversación fue acercándose, y quedándose, en la cuestión de la medicación.

Desde los rebeldes absolutos (“como madre aceptas lo que te dice el especialista, pero si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, nunca hubiera aceptado ese tratamiento. Un psiquiatra parece únicamente destinado a dar medicación, y si no funciona, a darte más medicación”) a los críticos con un deje melancólico (“mi médico me dice que el tomar medicación es voluntario. Pero yo le digo que voluntario no es, porque si rehuso tomarla, entonces sé que va a mandarme al hospital” – “Yo sé que tengo que portarme bien, y si me porto bien, me bajará la medicación”) a los que aceptan un status que se les ha dado (“tengo que concienciarme que tengo una enfermedad crónica, como la diabetes, lo que pasa es que mi enfermedad tiene un estigma que la diabetes no tiene. Puedes decir que eres diabética en una conversación casual, pero nunca puedes decir que tienes una enfermedad mental” “no debería haber ese estigma, uno debería habituarse a la enfermedad mental como se habitúa a los catarros”). No estamos de acuerdo, como en cualquier tertulia: “¿A qué te refieres con “portarte bien”?” “¿Quién ha conferido a tu psiquiatra el poder para meterte en el hospital?” “Un catarro no es, porque el catarro no implica las contradicciones sociales, las contradicciones políticas, el estigma, la intolerancia a lo diferente, el control de lo que es otro, la contención de lo subversivo, que implica la enfermedad mental”.

La próxima vez: Miércoles 13 de julio PEPE MACIAS17.30-19.30h DEconSTRUYENDO LA COMEDIA: TALLER DE MONOLOGO

¿Cualquiera puede aprender a hacer reír?, ¿el humor tiene una técnica seria? El objetivo de este taller es dar a conocer una serie de herramientas que posibilitan la creación, la escritura e interpretación de monólogos cómicos o standup comedy desarrollando las capacidades de expresión que todos tenemos. La actividad tendrá un carácter esencial-
mente práctico. La transmisión de los conceptos y de la técnica se realizará a través de análisis, ejercicios y juegos que impliquen la participación de los asistentes.

Como prenda, uno maravilloso: Andy Kaufman. Pueden verlo aquí.

 

Advertisements