EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL WHATSAPP (SOBRE LA DAMA Y LOS LAURELES )

Escribe: Paz Martínez Lone

El pasado 22 de febrero el Café de las Voces acogió el Libroforum que habitualmente se realiza en el  Hospital de día de Ponzano (IPMS Clínico San Carlos). El libro que abrió el debate fue la “Dama y los Laureles” de Leonard Merrick, publicado por editorial Ardicia.

El café se llenó de pacientes, familiares y el equipo terapéutico de Ponzano, además de los habituales al café. Contamos también con el editor del libro, Julio Guerrero Altares, quien contextualizó la obra y abrió debate.

No cabía un alma y el micrófono pasaba de un extremo del bar a otro dando voz a muchas personas que iban abriendo foco, y aportando múltiples visiones a la historia de William Childers y Rosa Duchêne. Entre todos, la visión única y personal que cada uno de nosotros traía, se fue ampliando como en uno de esos caleidoscopios que hacen los niños en el colegio con pedacitos de vidrio. En cada vuelta aparecía algo nuevo, la realidad no siempre es lo que parece.

La obra, tremendamente psicológica abordaba como tema principal el amor y situaba  al lector en una disyuntiva: ¿qué prefiero, vivir en una realidad dolorosa o vivir en una fantasía que me hace sentir feliz?

¿Las emociones que uno siente, aunque partan de un engaño, de una fantasía compartida, pueden ser lo más real de nuestra vida?

¿Es el amor que vemos en el otro el depositario de aquello que fuimos, somos o querríamos ser? ¿Nos enamoramos de un reflejo de nosotros mismos, de una ilusión?

Estas fueron algunas de las preguntas que fuimos abordando. En cada capa deshojada, el análisis de los personajes mostraba cómo detrás de la aparente compasión pueden encontrarse muchas carencias, cómo a veces dos personas se unen inconscientemente para nutrirse y compensar aquello que siempre faltó.

La obra, de alguna manera retrataba el tema de la ceguera del amor, como en ese cuadro de Magritte en el que dos amantes se dan un beso ataviados de un pañuelo blanco que no les deja verse.

Hablamos también de cómo las nuevas tecnologías ofrecen esta posibilidad de esconderse, de vivir en un personaje y mostrar únicamente la parte de nosotros que queremos iluminar.

Quizás fue un café más intelectual que otros, como también lo es esta crónica.  Quizás hablar de apariencias, genere algún efecto y sea más difícil llegar al corazón de la emoción, a aquello que nos hace sentir únicos, libres y genuinos. ¿Tendrá algo que ver con que hablamos del amor y el miedo que nos da eso?

 

Advertisements

El Café de las voces: 13 de julio

 

El 13 de julio el cómico, guionista y escritor Pepe Macías ha dirigido el taller de monólogo Deconstruyendo la comedia, en el que se abordaron las herramientas para la construcción de monólogos cómicos.

Algunos monólogos modélicos, por ejemplo: https://youtu.be/1DmqbQas460

O: https://youtu.be/HFvT_qEZJf8

AYER, en el Café de las voces, Raúl nos cuenta: “Nos juntamos 42 personas en la capilla. La gente que está asistiendo viene de diversos lugares y con eso conseguimos hacer un encuentro de lo más heterogéneo y enriquecedor por la mezcla. La sesión de ayer tuvo una parte de taller y otra de tertulia con el humor como tema principal. Estamos consiguiendo generar expectación y entusiasmo en la gente que acude y la que se queda con ganas de acudir. Seguimos!!”

Nos cuenta con más detalle Paz:

“Segundo encuentro del Café de las Voces. Pepe Macías, cómico, guionista, escritor y director teatral nos invita a crear gags y monólogos cómicos. La clave es jugar con lo inesperado. Empezar con una frase contundente: “La relación más estable que he tenido…” y a continuación, romper el curso del pensamiento con algo que sorprenda: “(…) ha sido con mi hipoteca”. La fórmula parece sencilla. Entre nosotros: no lo es tanto. Hacer comedia requiere una técnica muy seria. Sin embargo, parece ser que en el ser humano la creatividad y el humor vienen de serie y en potencia, cualquiera de nosotros la puede desarrollar si se lo propone. Continue reading “El Café de las voces: 13 de julio”



El café de las voces Madrid.

Miércoles 6 de julio.

Primer día del café de las voces en centro centro, iniciado por el deseo de tres partners: los comisarios de la exposición “Lo inconmensurable“, Aimar Arriola y Soledad Gutiérrez, la Fundación Manantial, y yo misma.

Se instaló el neón la misma mañana y la librería, con libros que venían directamente de El café de las voces en Valladolid, donde aún han quedado algunos, y del café de las voces en Hamburgo.

Representando a estos tres deseos, dirigimos el encuentro Paz Martínez Lone de la Fundación Manantial, Soledad y yo. Llegaron muchas más personas de las esperadas, varias asociaciones como Nueva Psiquiatría y otras asociaciones de lo que se ha llamado “supervivientes” y “apoyo mutuo”, y otras personas sin etiquetas especiales. Como dicen en “rompiendo muros“, se juntaron “personas que escuchan voces con otras que no”. Si lógicamente se comenzó presentando primero el café, después la exposición, y finalmente la Fundación, inevitablemente la conversación fue acercándose, y quedándose, en la cuestión de la medicación.

Desde los rebeldes absolutos (“como madre aceptas lo que te dice el especialista, pero si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, nunca hubiera aceptado ese tratamiento. Un psiquiatra parece únicamente destinado a dar medicación, y si no funciona, a darte más medicación”) a los críticos con un deje melancólico (“mi médico me dice que el tomar medicación es voluntario. Pero yo le digo que voluntario no es, porque si rehuso tomarla, entonces sé que va a mandarme al hospital” – “Yo sé que tengo que portarme bien, y si me porto bien, me bajará la medicación”) a los que aceptan un status que se les ha dado (“tengo que concienciarme que tengo una enfermedad crónica, como la diabetes, lo que pasa es que mi enfermedad tiene un estigma que la diabetes no tiene. Puedes decir que eres diabética en una conversación casual, pero nunca puedes decir que tienes una enfermedad mental” “no debería haber ese estigma, uno debería habituarse a la enfermedad mental como se habitúa a los catarros”). No estamos de acuerdo, como en cualquier tertulia: “¿A qué te refieres con “portarte bien”?” “¿Quién ha conferido a tu psiquiatra el poder para meterte en el hospital?” “Un catarro no es, porque el catarro no implica las contradicciones sociales, las contradicciones políticas, el estigma, la intolerancia a lo diferente, el control de lo que es otro, la contención de lo subversivo, que implica la enfermedad mental”.

La próxima vez: Miércoles 13 de julio PEPE MACIAS17.30-19.30h DEconSTRUYENDO LA COMEDIA: TALLER DE MONOLOGO

¿Cualquiera puede aprender a hacer reír?, ¿el humor tiene una técnica seria? El objetivo de este taller es dar a conocer una serie de herramientas que posibilitan la creación, la escritura e interpretación de monólogos cómicos o standup comedy desarrollando las capacidades de expresión que todos tenemos. La actividad tendrá un carácter esencial-
mente práctico. La transmisión de los conceptos y de la técnica se realizará a través de análisis, ejercicios y juegos que impliquen la participación de los asistentes.

Como prenda, uno maravilloso: Andy Kaufman. Pueden verlo aquí.